¿Estás buscando un visado para Ruanda?

Requisitos y documentación para viajar a Ruanda

por Pancho Barranco | 2 de noviembre de 2022
Requisitos para viajar a Ruanda

Situada en pleno corazón del continente africano, Ruanda tiene como fronteras Uganda al norte, al este Tanzania, al oeste la República Democrática del Congo y al sur Burundi. Esta perla africana es conocida como “Las nieblas de África” o también como la “Tierra de las mil colinas”, debido a su fauna salvaje y a su geografía montañosa y frondosa. 

Este pequeño y fascinante país es famoso por la posibilidad que ofrece a sus visitantes de poder apreciar en su hábitat natural a una de las últimas colonias de gorilas de montaña que todavía se resisten a la extinción. Recordemos que junto con Uganda y la República Democrática del Congo, Ruanda es el hogar de más de la mitad de ejemplares de este tipo de gorilas en todo el mundo.

Ruanda también es tristemente conocida por el genocidio ocurrido en 1994, donde se calcula que murieron entre 500.000 y 1 millón de personas, la gran mayoría pertenecientes a la etnia tutsi. No obstante, desde aquellos horribles episodios, se ha producido una milagrosa transformación y actualmente existe una gran unidad étnica a nivel nacional, además de una relativa estabilidad política y un ambiente optimista y progresivo en todo el país.

Documentación necesaria para viajar a Ruanda

Pasaporte

Se necesita el pasaporte con al menos 6 meses de validez desde la entrada al país, independientemente de la nacionalidad de la que sea el viajero.

Visado

Hay varios tipos de visados para poder entrar en Ruanda, los cuales se adaptan a las distintas necesidades o propósitos de viaje que podamos tener.

A continuación se enumeran todos los tipos de visado:

  • Visado de turismo
  • Visado de visita familiar
  • Visado de tránsito
  • Visado de “East African”
  • Visado de búsqueda de trabajo
  • Visado para conferencias
  • Visado de inversor, comerciante o empresario
  • Visado para tratamiento médico
  • Visado para negocio ambulante
  • Visado para construcción
  • Visado para miembros de tripulación

Vacunas

Es obligatorio vacunarse contra la Fiebre Amarilla, pero con una única dosis vitalicia será suficiente ya que, según la OMS (Oganización Mundial de la Salud), a partir de julio de 2016 esta vacunación contra la fiebre amarilla es válida de por vida en la persona vacunada. Además se recomienda vacunarse contra la Hepatitis A y B, Fiebre Tifoidea, Tétanos-Difteria, Rabia y Poliomielitis.

Cabe destacar también que la malaria es endémica en todo el país, por lo que se recomienda tomar un tratamiento específico valorado y prescrito previamente por un profesional para tratar de prevenirla. A pesar de ello, se recomienda tener precaución a la hora visitar las zonas más afectadas. 

Seguro de viaje

El seguro de viaje es recomendable para todos los viajeros que quieran visitar Ruanda. Si llegamos sin él, varios representantes de compañías de seguros nacionales insistirán en que les compremos uno. Por lo tanto, deberíamos de coger un seguro de viaje lo antes posible para garantizar la protección y la total seguridad de nuestra aventura.

Moneda

La moneda oficial del país es el franco ruandés (RWF), aunque también aceptan el dólar en algunos lugares turísticos. Los francos ruandeses tienen billetes de 100, 200, 500, 1.000, 2.000 y 5.000 y monedas de 1, 5, 10, 20, 50 y 100.

Esta moneda no cotiza como otras divisas internacionales, por lo que legalmente no podemos cambiar nuestra moneda por francos ruandeses hasta que no entremos al país. Una vez allí, se pueden encontrar varias casas de cambio oficiales para cambiar RWF, aunque también se puede conseguir el cambio de divisa en el aeropuerto, en bancos u hoteles.

Podemos obtener unos 1.030 francos ruandeses por 1€ o 911 por $1.

En zonas turísticas también se puede utilizar la tarjeta de crédito o débito VISA y, en menor escala, las de MasterCard. De todas formas, se aconseja el uso de efectivo para evitar posibles fraudes bancarios en algún local o comercio ilegal.

Otros datos de interés

¿Ruanda está abierto para los turistas?

Sí, actualmente Ruanda tiene todas sus fronteras abiertas para turistas internacionales. No se requiere prueba ni certificado de COVID-19.

¿Es necesario tener un visado para hacer escala en Ruanda?

Debemos solicitar un visado de tránsito si vamos a hacer escala o transbordo en Ruanda, pero este país no es nuestro destino final. Este visado se puede tramitar online o en la embajada, y tiene una duración máxima de 72 horas. 

Restricciones de COVID-19

El país está abierto para todos los viajeros independientemente de su procedencia. No se requieren pruebas de COVID-19 ni cuarentena previas al viaje ni durante el mismo.

Cómo moverse por Ruanda

Vehículos circulando en las calles de Ruanda

Existen distintos medios de transporte en Ruanda:

  • Autobús: existe un servicio limitado de autobuses controlado por la empresa Onatracom, afiliada al gobierno de Ruanda. Estos viajan entre Kigali, capital del país, y las ciudades principales de dos a tres veces al día con un horario predefinido. Tienen la ventaja de disponer de mayor espacio en la cabina de pasajeros y la cabina de equipaje, pero generalmente se demoran para llegar sus destinos. Los autobuses Onatracom también ofrecen servicios extra en algunas áreas remotas a lo largo de carreteras no pavimentadas que no son accesibles por el transporte público habitual.
  • Taxis: por lo general tienen trayectos entre las ciudades principales (entre 45-60 minutos). Normalmente salen desde Kigali, aunque pueden encontrarse prácticamente por todas las zonas pobladas del país. 

Lo más precavido es viajar en transporte público o con chofer privado, ya que el alquiler de vehículos no es muy costoso pero los más de 10.000 km de carreteras sin pavimentar, y la gran cantidad de niños jugando en ellas, son dos obstáculos que complican esta posibilidad.

Mejor temporada para visitar Ruanda

En Ruanda hay dos estaciones húmedas: una que va de febrero a junio, y otra que va de septiembre a mediados de diciembre. Están separadas por dos estaciones secas: la primera empieza sobre mediados de junio y llega hasta mediados de septiembre y la segunda etapa seca, un poco más corta que la primera, que va de finales de diciembre a principios de febrero. 

Debido a su clima templado anual, se puede  viajar a Ruanda en cualquier época del año. Te recomendamos que visites nuestro artículo sobre “La mejor época para viajar a Ruanda” y descubrir con detalle qué hacer en cada época del año en este impresionante país.

Seguridad en Ruanda

A pesar de que Ruanda es por lo general un país bastante seguro y los índices de criminalidad siguen siendo relativamente bajos, sobre todo en las zonas turísticas, el propio gobierno recomienda extremar las precauciones en los desplazamientos por carreteras aisladas y evitar zonas de posible conflicto como pueden ser los puestos fronterizos con la República Democrática del Congo y con Burundi.

Además, no se recomienda llevar grandes cantidades de dinero u otros objetos de valor para evitar posibles robos, así como tampoco debemos alejarnos del centro de Kigali si nos encontramos en la calle a altas horas de la madrugada.

Consejos básicos para viajar a Ruanda

  • Las fotografías o grabaciones a edificios gubernamentales y militares están totalmente prohibidas por ley.
  • Las bolsas de plástico también se prohibieron por razones medioambientales, si llevamos alguna encima nos la confiscarán en la llegada al aeropuerto.
  • La semana posterior al Día del Memorial del Genocidio (7 de abril) se declara semana oficial de luto en todo el país.
  • El primer y tercer domingo de cada mes, la ciudad de Kigali tiene una mañana libre de cualquier tipo de automóvil desde las 7 hasta las 12 de la mañana. Esas horas están destinadas a promover el ejercicio y sobre todo a reducir las emisiones de los vehículos para promover la buena preservación del medio ambiente.
  • La homosexualidad no está prohibida en Ruanda pero sigue viéndose como algo extraño y poco aceptado por la sociedad, por lo que algunas muestras de afecto en público pueden tratarse de intimidantes o incluso irrisorias para algún sector de la población.