¿Estás buscando un visado para México?

Zonas arqueológicas de México: una mirada al México antiguo

por Cristóbal Manjón | 9 de noviembre de 2021
Centro arqueológico de Teotihuacán

México posee una riqueza especial tanto a nivel cultural como en zonas arqueológicas. En el país se han llegado a contabilizar un total de 192 sitios con zonas arqueológicas de la época prehispánica. A continuación, algunas de las mejores zonas y que más demanda turística tienen en todo México.

Chichén Itzá, Yucatán   

Este lugar es una de las mayores atracciones turísticas de México. Chichén Itzá, en español quiere decir: “Boca del pozo de los sacerdotes del agua”. Es una zona arqueológica maya que se encuentra en la península de Yucatán, en el municipio de Tinum.

Dentro de la zona arqueológica, uno de los sitios que más interés despierta en los turistas que la visitan es la Pirámide de Kukulkán, también llamado simplemente El Castillo, debido a los conquistadores españoles que buscaban una similitud para describir el hallazgo arqueológico. La UNESCO en 1988 incluyó en las listas de Patrimonio de la Humanidad la ciudad maya al completo.

En la ciudad también podemos encontrar otros puntos de interés como el observatorio astronómico, conocido como El Caracol por las escaleras de su interior. También podemos encontrar Tzompantli, la Plataforma de las Calaveras, donde hay esculpidos unos cráneos que intentan imitar las calaveras de los prisioneros de Chichén Itzá. Muy cerca de la plataforma se encuentra el Cenote Maya, donde supuestamente realizaban los ritos de sacrificio al Dios de la lluvia Chaac.

La Pirámide de Kukulkán o El Castillo

Palenque, Chiapas

Esta ciudad de origen maya se encuentra en el estado mexicano de Chiapas, próximo al río Usumacinta, donde podemos encontrar su mayor atractivo en la zona arqueológica declarada de la ciudad.

Esta zona arqueológica se encuentra a cobijo dentro de la selva tropical de la ciudad, siendo uno de los sitios más importantes de la cultura maya. Esta zona fue redescubierta en 2005, año en el que consiguieron destapar 2,5 kilómetros de área, aunque se estima que el área descubierta solo es una pequeña parte de lo que llegó a ser la ciudad completa.

Las principales estructuras que podemos encontrar en la ciudad son: el Templo de las Inscripciones, un templo que debe su nombre a tres tableros de roca que fueron encontrados dentro con inscripciones jeroglíficas; El Palacio, en el que podemos encontrar un conjunto de edificaciones unidas entre ellas ubicado en la zona central del recinto arqueológico; El Acueducto, que tiene una estructura abovedada de unos 3 metros de altura. De él parten unos carriles para el agua que conducen hasta el río Otulum que discurren por debajo de la plaza.

Tajín, Veracruz

La zona arqueológica de Tajín es una zona precolombina de origen totonaca. La podemos encontrar cerca de la ciudad de Papantla en Veracruz. Fue un importante centro de la cultura totonaca prehispánica entre los años 800 y 1150 d.C.

En la ciudad podemos encontrar varios campos de juego de pelota.

El juego de pelota mesoamericano se cree que fue un deporte que se mezclaba con rituales, era muy típico practicar este deporte en eventos religiosos. Aunque actualmente se desconoce qué reglas tenía el juego, se cree que podrían ser similares a las de raquetbol, un deporte mixto donde el objetivo es mantener la pelota en juego sin tocar suelo. Algunos historiadores dicen que la pelota podría ser una cabeza.

Uno de los hallazgos que más interés despierta en la zona es la Pirámide de los Nichos, que recibe su nombre por los nichos que componen la fachada de toda la estructura, en total 365 de estos. Al norte de la ciudad, está el llamado Tajín Chico, donde se encuentran los palacios administrativos más relevantes de la zona. 

La Pirámide de los Nichos en Tajín, Veracruz

Teotihuacán, Estado de México

Literalmente, el nombre de esta ciudad se traduce como “Lugar donde fueron hechos los dioses” o simplemente “Ciudad de dioses”. Esta fue una de las ciudades de Mesoamérica más grandes de la época prehispánica y uno de los centros urbanos más grandes del mundo.

A día de hoy, los orígenes de esta zona arqueológica siguen siendo objeto de investigación ya quese han encontrado múltiples indicios de que fuera una ciudad multiétnica y cultural, aunque no han logrado dar con las identidades étnicas exactas que residían en el lugar.

Es una de las zonas de mayor afluencia turística estando por encima incluso de Chichén Itzá o Tajín. En la zona arqueológica podemos encontrar dos museos especializados, uno en la cultura Teotihuacana y el otro en los Murales de Teotihuacán. En estos museos obtendremos una visión más amplia y detallada de la especial relevancia que tuvo Teotihuacán en la evolución histórica de la Mesoamérica.

Monte Albán, Oaxaca

Fue una de las principales ciudades zapotecas del México prehispánico. Se estima que fue fundada en el 55 a.C. y que llegaron a vivir cerca de 35.000 personas dentro suyo. Si eres un apasionado de la historia, este es un spot que no puedes dejar de visitar junto con Chichén Itzá y Teotihuacán, aunque mucho menos abarrotado que los nombrados.

El Monte Albán y todo su entorno, así como algunos de los animales que habitaban en la zona, eran considerados sagrados. Los huesos, piel y pluma de algunos de estos animales se usaban para construir objetos para la adivinación o adornos para las vestimentas. Todo el recinto arqueológico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987 por la especial relevancia histórica que tiene.

Pese a que el recinto arqueológico no es tan grande como Teotihuacán, en cada rincón que paremos encontraremos algo que admirar, algún detalle del pasado que ha sido cubierto por la arena y descubierto por el viento. Podrás visitar el Palacio que se encuentra en la gran plaza, un edificio al que solo podía acceder la clase sacerdotal y noble, o también podrás pasearte por los dos observatorios astronómicos, claves en las sociedades prehispánicas.

Monte Albán en Oaxaca

Calakmul, Campeche

Calakmul proviene de Oxte Atún en maya, que significa “Tres piedras”. Este importante yacimiento arqueológico maya de la época prehispánica se encuentra situado al sureste de Campeche, en pleno centro de la reserva de la biosfera de Calakmul.

En la zona arqueológica descubierta a principios del siglo XX podemos encontrar grandes estructuras, muchas de ellas cubiertas aún por la maleza de la selva que invade la zona. Se diferencian en ella cinco grandes complejos que rodean la Gran Plaza Central, divididos en zonas donde se desarrollaban actividades políticas, económicas o religiosas y los barrios de los residentes, todo ello conectado con el centro nuclear.

Calakmul es la zona arqueológica maya donde más estelas se han descubierto, se han llegado a contabilizar más de 120. Estas estelas son monolitos de piedra tallados con inscripciones y representaciones gráficas esculpidas en ellas. Se cree que servían como especies de bibliotecas al aire libre.

Zona arqueológica de Tulum, Quintana Roo

Este es uno de los lugares más representativos de toda la costa de Quintana Roo. Sus edificios y pinturas en murales se encuentran en un perfecto estado de conservación aunque, si por algo es conocida Tulum, es por su prestigiosa muralla que cobija y resguarda su interior delimitando los lados norte, sur y oeste, siendo su vía de escape por el este, donde se encuentra el mar.

Dentro de las murallas en la zona norte se encuentra el Templo de Dios Descendente, uno de los principales elementos arquitectónicos que más destaca del recinto. Delante de este templo se encuentran varios edificios de la época separados por una calzada, siendo el más relevante de ellos el Templo de los Frescos, donde sus murales hacen representación de unos seres surgidos del inframundo.

Siguiendo la calle que separa a estos templos, nos encontraremos con los palacios de la Casa de las Columnas y la Casa del Halach Uinik. Cerca de estas casas también podemos encontrar la Casa del Cenote, donde se explica la leyenda del culto acuático que los mayas vinculan con los cenotes.

Tula, Hidalgo

Su nombre completo es Tula de Allende, ubicada a 70 kilómetros de la Ciudad de México en el estado de Hidalgo. Fue parte del imperio tolteca desde el siglo X hasta el siglo XII, tiempo en el que creció y prosperó hasta convertirse en un pilar importante de la época.

Es una ciudad repleta de grandes tesoros arquitectónicos, la mayoría de ellos creados por los colonos españoles. Fue escenario de grandes batallas durante los movimientos de la independencia como la Revolución Mexicana. Es una de las grandes bazas de la atracción turística que se mueve por la ciudad. 

Podemos encontrar historias y curiosidades por todo lo ancho y largo de la ciudad. Uno de los puntos que más visitas recibe Tula es su Antigua Estación de Ferrocarril, construida en 1870. Esta estación fue un punto clave para el desarrollo del territorio. También podremos encontrar museos, hoteles, parques y plazas como la Plaza de las Artesanías, lugar idóneo donde comprar los souvenirs.